Información

Razas de perros: historia de Podenco Andaluz - Podenco andaluz

Razas de perros: historia de Podenco Andaluz - Podenco andaluz

Origen y clasificación.

Origen: españa.
Clasificación F.C.I: RAZA NO RECONOCIDA FCI
Grupo 5 - Spitz y perros primitivos
Sección 7 - Tipo primitivo - Perros de caza
Sin prueba de trabajo
Fecha de publicación del Estándar de raza: marzo de 1992

Historia de la raza

Historia de los podencos en la cuenca mediterránea.
Aunque el origen del Podenco se pierde en las brumas del tiempo, aún no se ha aclarado que la historia está íntimamente relacionada con la cuenca mediterránea que forma una parte indisoluble de la caza, especialmente en la combinación Podenco-conejo. Esta textura está magistralmente confirmada en el caso del Podenco andaluz por D. Manuel C. Jaren Nebot, un gran erudito y conocedor de las razas andaluzas nativas, quien en su monografía: "Podenco andaluz ... El humilde rey", nos ofrece un estudio profundo de la historia de la Podenco andaluza. carrera.
Estas son sus palabras: (Tomado de la revista Todo Perros, n. 21, 1996).

Un poco de historia
Pocas veces en el curso de la historia, los habitantes de la Península Ibérica han tenido tiempo de pensar en nuestras raíces. Muchos pueblos, culturas y civilizaciones han tenido lugar en nuestras tierras y latitudes, que nuestros abuelos no prestaron atención a sus antepasados ​​en medio de batallas y colonizaciones.
Poco a poco, y a lo largo de los siglos, las primitivas culturas celta, ibérica y tártara se fusionaron con una atractiva mezcla de razas que en poco tiempo, y a veces con esfuerzo y a veces con gloria, forjaron nuestra querida España. Debido al gran vigor cultural híbrido del que venimos, podemos presumir de nuestra variedad y, a veces, de nuestra unidad. ¿Pero qué hay de nuestra primitiva Iberia? ¿Queda algo en nuestro territorio que no haya sido importado de otra ciudad? ¿Qué nos une con nuestros antepasados ​​y qué nos une a los pueblos? ¿Qué hace que un pueblo no pierda su identidad?
Está claro, las tradiciones. Un pueblo sin tradiciones no es nada.
En España, las tradiciones son innumerables. Muchos se remontan a tiempos recientes y otros se pierden en las brumas del tiempo. Hay dos tradiciones culturales en nuestro país sin las cuales nuestra historia no sería la misma. Por un lado las corridas de toros, por el otro la caza. Los primeros libros en castellano están dedicados a la caza y la repercusión que ha tenido la caza en nuestra historia ha sido fundamental. No hay área de nuestro país que no tenga sus propias connotaciones en materia cinematográfica y esto es algo que se sumerge en la misma naturaleza íntima que una especie.
Ya en el Paleolítico, nuestra península estaba habitada por seres humanos.
Cuevas, como las de Altamira, Il Castello y La Pasiega, en el Paleolítico superior, y la Vieja en Alpera, Minatela en Albacete y Cogull en Lérida, en el Mesolítico, reflejan (al final de las glaciaciones, en el período Wurm IV, 9000 años antes de Cristo) Escenas de arte rupestre en las que la caza es algo primordial y fundamental, ya que no podría ser de otra manera. Los orígenes filogenéticos del perro no están claros, algunos autores sugieren un linaje parecido a un lobo, otros teorizan sobre la evolución de los chacales, y muchos creen que es mejor no aventurarse en declaraciones que son difíciles de probar. Delgado Bermelo y cols, en su trabajo "Clasificación funcional de razas de perros - Mejoramiento genético canino", considera al perro tipo Podenco en el grupo de graioides, del cual de un lado derivan los galgos españoles, el Galgo, y del otro el Podenco. Casi todos están de acuerdo en que la cooperación entre el hombre y el perro comienza en el Paleolítico.
Evidentemente, los perros primitivos que se unieron al hombre tenían que ser autosuficientes y capaces de mantenerse a sí mismos. Desde entonces, en los primeros días de cooperación entre el hombre y el perro, las representaciones del arte rupestre en nuestra península nos muestran cánidos muy similares a los representados en las cuevas del norte de África, como la de Tassali-n-Ajier en el Sáhara Occidental. Algunos autores y arqueólogos interpretan estos cánidos como lobos. Sin embargo, aspectos como las proporciones de las orejas, la forma de la caja torácica, la forma de la cola y la estructura general de estos animales, sugieren que no son lobos. Son animales que siempre han estado aquí muy cerca de nosotros, ¡estos animales son los Podencos!
El primitivo perro Podenco evolucionó, con el tiempo, en diferentes razas. Algunos como el Cirneco dell'Etna, el Basenji o el perro Canaan se consolidaron filogenéticamente unidos a los perros del Mediterráneo occidental. Sin embargo, la verdadera cuna y santuario de Podenco sigue estando en el mismo lugar: la Península Ibérica. Cuatro áreas diferentes produjeron familias diferenciadas (núcleos raciales) de perros Podenco. Tres de estos núcleos se encuentran en los archipiélagos, Canarias, Baleares y Azores. El Podenco Canario, Ibicenco y Azoriano son razas endémicas de estas tierras. La existencia de razas diferenciadas en los archipiélagos cerca de la península tiene una explicación fácil. Originalmente estas islas no estaban habitadas y el perro como especie no existía en ellas. Además de ser introducidos por los humanos, los Podencos, debido al proceso de aislamiento o derivación genética, selección, endogamia, comenzaron a manifestar diferencias tanto morfológicas como funcionales y desde entonces han consolidado el patrimonio genético existente en las razas con sus propias características. En la península, con el paso del tiempo, el Podenco quedó constituido en dos grandes grupos, por un lado, el Podenco portugués, por otro, el protagonista de esta obra, el Podenco andaluz.

La gran similitud que los Podencos andaluces actuales tienen con los perros representados en las pinturas rupestres es extraordinaria.
¿Por qué han evolucionado tan poco en diez mil años? Intentaremos dar una respuesta. Como hemos visto, el área de origen del Podenco está conectada a las zonas climáticas típicamente mediterráneas. El clima mediterráneo se caracteriza por lluvias bajas, veranos muy calurosos e inviernos fríos.

No es raro que las zonas del interior de Andalucía pasen de cuarenta y cinco grados en verano a varios grados bajo cero en invierno. La vegetación que existe en estas áreas se ha adaptado a este ambiente hostil al que debe agregarse una falta total de lluvia en los meses de verano.
Las plantas desarrollaron estructuras de defensa como espinas, hojas coriáceas y tallos duros y fuertes.
Es en este terreno donde se desarrollan los Podencos andaluces. Cualquiera que haya visitado las terribles densidades de las manchas, arbustos espinosos, coscojas (plantas arbóreas) y tojos espinosos que existen en Sierra Morena, sabrá en qué medida los animales que se atreven a cazar allí deben ser resistentes.
Todo en Podenco es para cazar, su anatomía, su carácter, su psicología y su movimiento no tiene más razón que cazar y cazar en nuestras latitudes. Por eso no ha evolucionado; por qué no es necesario; porque aquí él es insuperable, él es el Rey.

Podenco en literatura

En nuestro país, la literatura de caza es de una riqueza sin igual. Varios autores a lo largo de la historia han acordado elegir al Podenco como una forma absolutamente correcta, porque todos los que lo han visto funcionar solo pueden afirmar la inconmensurable superioridad de nuestros Podenco en comparación con otras razas de perros.
Fue en el siglo XV cuando la familia Hurtado de Mendoza escribió al Rey de Castilla con motivo del envío de uno de sus regalos con respecto a los grandes apoyos que la familia mencionada recibió de la corona. La familia Hurdado de Mendoza pertenecía a la segunda rama del " casa del infantado ”, y poseían grandes extensiones de tierra y numerosas reses. Como nobles, eran asiduos en el ejercicio de caza y poseían magníficos establos y un gran traje con una buena cantidad de Podenco, Galgos y Gran Danés.
... "El Señor te envió tres, dos Podencos y un Podenca ... es la mejor casta que existe y te aseguro que no se puede mejorar"
Los canosos Podencos del Hurtado eran muy queridos por la corte y sus descendientes se aparearon con los mejores perros de los monarcas de Castilla durante muchos años.
En 1644 (siglo XVII) Alonso Martínez del Espíritu en su obra "Arte de Ballestreria y Monteria" describe a Podenco como uno de los perros más populares y apreciados por los cazadores de la época, aunque es cierto que en el siglo XVII los nobles preferían perros de exposición y la mayor parte de la bibliografía de la época está dedicada casi exclusivamente a perros perdigueros y perros de punta. El Podenco tuvo que convertirse en el perro del pueblo. La autosuficiencia absoluta del Podenco para la caza menor lo convirtió en un gran aliado de los agricultores con pocos recursos, para quienes la caza no era un deporte, sino una forma de subsistencia.
Durante el siglo XVIII la tendencia a escribir obras literarias dedicadas a la caza continuó. La nobleza dedicada a las letras y claramente influenciada por el esnobismo extranjero, comenzó una partida cualitativa para poder obtener mayores privilegios sobre las personas simples. Las salidas agudas e ingeniosas comenzaron a reclamar la membresía, casi por trabajo divino, del grupo de los elegidos.
José Cadalso dice en sus cartas moriscas: …… .. Pidiéndole a mi amigo cristiano que me explique qué era la nobleza hereditaria, después de haberme dicho mil cosas que no entendía, y después de haberse reído conmigo de las muchas cosas que dijo que eran muy respetables. En todo el mundo, concluyó con estas voces, interrumpidas por tantas cascadas de risa: la nobleza hereditaria es la vanidad que alardeo en el hecho de que ochocientos años antes de mi nacimiento, alguien que fue llamado como yo murió y fue un hombre de grandes méritos , aunque soy inútil.
Este es el tipo de atmósfera que reina en la sociedad en una era de grandes privilegios para la clase noble y de gran sufrimiento y hambruna para la población campesina que vio cómo, para sobrevivir, las llamadas sopas económicas, formadas por remolacha, pan duro, grasa de cerdo, sal y vinagre y agua en cantidad. Veinticinco libras de esta preparación fue la ración para cincuenta personas.
Esta situación continuó durante la segunda mitad del siglo XVIII y en Andalucía arrastró a los campesinos a la miseria más profunda. En este contexto,
Podenco, como animal prácticamente autosuficiente, estaba al lado de los pobres como una gran ayuda, ya que solo un perro era suficiente para llevar un poco de carne de caza al pobre estómago de sus dueños.
El siglo XIX no comenzó mejor para los españoles, dado que después de las hambrunas del siglo XVIII, llegó la ocupación francesa, con la consiguiente continuidad de la falta de alimentos durante la guerra. Sin embargo, los Podenco permanecieron allí, junto a los campesinos.
En 1864 se publicó en Madrid el "Tesoro de los perros de caza: el arte de conocer las razas de perros". Este trabajo recuperado fue heredado por una compañía de caza de la que no conocemos su sede ni su denominación. En los párrafos dedicados al Podenco, podemos leer: “El Podenco debe ser muy ligero, sin embargo, no tanto como el Galgo y debe tener una cabeza ancha, un ojo afilado, orejas como un lobo, cola recta y extraña y cabello muy grueso. en el fondo. Este perro es muy astuto y delgado y tiene un excelente sentido del olfato para las huellas: mata conejos y jabalíes y caza a la liebre incluso de noche, lo que los galgos no, porque no tienen tanto viento como rastro. En general, Podenco se usa para todo tipo de cacerías y para entrenarlas solo tienes que cazarlas ”.
En los grupos de caza de Podencos, llamados mudos, hay perros cuya única función es llevar la presa de los otros perros al cazador. Estos perros especialistas reciben la denominación "Quitaores" o "tomador / perdiguero". Muchos autores han considerado a estos Podencos como grandes Podencos. En el trabajo citado anteriormente, Quitaor se define de la siguiente manera:
... "En la caza de conejos, se nombra un perro mixto de Podenco y Gran Danés, que puede considerarse como líder de la manada, el nombre con el que los cazadores designan el complejo de todos los perros. En general, el Quitaor no caza, sino que observa a los otros perros para tomar posesión de la presa que toman los demás, antes de desgarrarlos y comerlos, para llevarlos al dueño ”.
Entonces, esta definición puede ser reveladora, es cierto que en los últimos tiempos la función del Quitaor pasó a ser realizada por los grandes Podencos. Por un lado, debido a la falta de Alani, lo que hizo imposible este cruce y, por otro lado, debido a la capacidad absolutamente mayor de los Podencos para llevar a cabo este trabajo. Sin embargo, el Quitaor no solo operaba en pequeños trajes de neopreno, sino que su campo de acción se extendía al de los galgos españoles para la caza de liebres. Los famosos "Companeros" de Podencos (sinónimo del actual Podenco andaluz de gran tamaño) fueron y son auténticos especialistas en las tierras de Campana, Carmona, donde hay extensas áreas de cereales donde viven buenas liebres. Cualquier raza de Galgos puede alejarse fácilmente del cazador varios kilómetros y la ayuda del Quitaor para llevar la liebre a Galgos y llevarla al cazador es invaluable. Ya hemos notado que la razón para ser un Podenco es la caza. Uno de los mejores cazadores de nuestra literatura es Antonio Corvasì. En sus numerosos ensayos menciona a Podenco como el mejor perro del mundo para cazar.
… “El Rey de los Perros de Caza es siempre y siempre será el Podenco en Caccia Caccia. Valiente en el combate, incansable por el cansancio, duro, obediente y ágil y rápido como una ardilla, noble y leal a su alma; reúne todas las buenas condiciones de un magnífico perro de caza ". La mayoría de los autores antiguos, cuando definen Podenco, no hacen distinciones en cuanto a grupos raciales precisos. En el año 1898, cuando se publicó el primer trabajo que catalogaba a los Podencos de la península y que al final sentó las bases teóricas de la raza que hoy conocemos como Podenco andaluz, el autor, el cazador experto Manuel Rodrìguez "Lupus" y buen zootecnista transmitió a la posteridad Su obra excepcional, una de las más importantes en relación con el Podenco andaluz.

El perro Podenco Andaluz en el panorama de las razas autóctonas españolas

Hablar de Podenco Andaluz en el mundo canino español trae consigo grandes paradojas y contradicciones. Por un lado, tenemos que es la raza más numerosa entre las nuestras, contando solo en Andalucía una población mayor que la suma del resto de las razas nativas, fue una de las últimas razas en obtener reconocimiento oficial, permaneciendo en un estado indefinido hasta solo Hace un año; por otro lado, siendo la más común de las razas, es a su vez desconocida, "una raza casi sin historia y olvidada", como afirma Aarazà Ortiz en su trabajo "Canicultura" (1963), que no ha tenido profundos estudios técnicos y científica desde principios de los ochenta y especialmente desde los noventa. Esta situación ha evolucionado en la dirección correcta para la conservación de todo el personal en su estado funcional máximo, al borde de modas y esnobismos innecesarios donde la funcionalidad, la adaptabilidad y la rusticidad han sido los criterios impuestos por una generación a otra por el hombre de campo. y selección natural. Fue después de la Primera Conferencia de Razas de perros españolas en 1982 que se establecieron los fundamentos de los primeros estudios biométricos sobre la raza y, a partir del siguiente Simposio, en 1992, el Podenco Andaluz se formó como una raza oficialmente reconocida, contando con una asociación de criadores oficialmente reconocidos, el Club Nacional Podenco de Andalucía; un Patronato reconocido de la raza (el resultado de este Simposio) y un Libro de rebaño, cuyos registros se han incluido en el Libro de orígenes español (L.O.E.) de la Real Sociedad Central de Formento de Razas Canina de España. Desde entonces, la raza tomó forma oficialmente considerando tres tamaños diferentes o tamaños dentro de ella. Tamaño grande, tamaño mediano y tamaño pequeño y, además, tres tipos distintos de cabello, como cabello corto, cabello duro y cabello largo. De esto deducimos que, debido a la combinación de los diferentes tamaños con la variedad de cabello, la existencia de nueve entidades distintas dentro de la raza andaluza Podenco.

Una raza antigua de origen desconocido.

Algunas razas evocan una mayor arcaicidad cuanto más evidentes son los rastros, las pistas, que lo acercan a los orígenes de las primeras asociaciones perro-hombre, que ocurrieron en la prehistoria.
Hoy podemos intentar una aproximación de cómo ocurrió esta asociación porque, por un lado, conocemos el habitus oportunista de las especies caninas actuales que se acercan a las poblaciones humanas en busca de restos alimenticios y, por otro, el hombre tenía que saber antigüedad las habilidades para cazar estos carnívoros y más tarde su sentido de custodia del territorio. Ambas especies pudieron formar una simbiosis perfecta para obtener proteínas animales y esto a través de la depredación.
Esta asociación mutua nació de características etológicas comunes en ambas especies, la formación de grupos sociales con cierto sentido de jerarquía, así como varias reglas de comportamiento relacionadas con su sociología. De esta manera, comenzó la convivencia entre el perro salvaje y el hombre, siendo el segundo en ocupar la rama jerárquica más alta.
El hombre, en ese momento, no necesitaba un perro exótico (inusual), sin forma o como las razas de perros más recientes, hasta el perro atlético, resistente y fuerte, pero un auxiliar práctico, modelado para ser un buen cazador, un cánido que, como el hombre, fue modelado en evolución durante millones de años.
El significado ancestral en esta raza se puede encontrar con un simple estudio de su morfología y fisiología más evidente que sus cánones conductuales. En cuanto a la morfología, su aspecto primitivo, no muy artificial y artificial, era evidente, pero todo lo contrario, de tipo ambiental vinculado a la historia de estas tierras, forjado por la madre naturaleza. Prueba de ello es la gran impresión genética que esta raza deja en su cruce con otras poblaciones, ya que sus características y herencia son dominantes, recurriendo a otros genotipos en todo momento. En segundo lugar, sus características fisiológicas destacan la extraordinaria adaptabilidad que presenta en cualquier tipo de ambiente, gran versatilidad funcional, facilidad de reproducción, resistencia a diferentes situaciones climáticas, aceptación de cualquier tipo de dieta, limitada o abundante, pobre patología. etc. Por último, y desde un punto de vista etológico y cinegético, se refieren a aptitudes extraordinarias para la caza en toda la fauna de caza, desde el intrépido conejo hasta el feroz jabalí, siendo irremplazable en este uso, a pesar de las modas. En algunas escenas de caza, de hecho, manifiesta una colaboración perfecta con el hombre, por ejemplo, cuando el perro intercepta a un conejo escondido en un árbol de masilla, ocupa la posición diametralmente opuesta al cazador, de modo que el conejo sale del lado de este Por último, lo que sugiere una estrategia consciente de colaboración con el hombre. De la misma manera, también podemos observar la caza en el grupo donde todos parecen conocer la función que le corresponde al implementar un equipo, incluso sin haber cazado juntos antes.
Todas estas características son el resultado de su arcaísmo, de su gran similitud con los perros primitivos, los primeros perros donde la selección fue permanente y muy rigurosa, porque la motivación para el hombre era meramente funcional, como ha sucedido en los últimos tiempos, empobrecida histórica y económicamente Los cachorros que no se corresponden con las necesidades para las que se crían se sacrifican de inmediato, evitando alimentar bocas innecesarias, lo que confirma en esta raza que ha estado muy poco desconcertado desde la antigüedad.

Situación actual y estructura de la raza.

La raza Podenco Andaluz, como tal, fue reconocida por la Real Sociedad Central de Razas Canina de España el 29 de marzo de 1992 con la aprobación del Patronato. Este patrocinio de la raza es probablemente el primero que fue respaldado por un grupo de estudio sobre la morfología del perro de la Universidad española y es el resultado de algunos trabajos presentados por primera vez en un foro científico durante el II Simposio sobre razas de perros españolas realizado en Córdoba en marzo de 1992.
Ahora es una raza totalmente consolidada en nuestro país que cuenta con el apoyo de grandes pilares como el mecenazgo de raza mencionado anteriormente, la gestión del libro de rebaño y la existencia de una asociación de criadores, el Club Nacional Podenco de Andalucía, responsable de la conservación, protección y mejora de raza.
Oficialmente en el libro del rebaño hay tres tamaños distintos y tres variedades de cabello diferentes. Si consideramos, según los registros de los libros del rebaño, el aislamiento reproductivo de los diferentes tamaños y variedades de cabello, surgen nueve posibilidades diferentes, es decir, se forman nueve grupos diferentes que pueden reproducirse entre ellos, pero no entre uno y el otro.

Por lo tanto, a partir de estas condiciones, hacemos una presentación de cada una de ellas desde el punto de vista de la conservación, distinguiendo aquellos grupos principales desde los cuales se puede realizar el trabajo de mejora genética y los minoritarios para los cuales se puede hacer una política de mantenimiento de la variabilidad genética para su conservación
Si dividimos el Podenco andaluz por tamaño, el Taglia Grande representa aproximadamente el 34% de la población total, estos animales, en gran parte dedicados a la mayor caza en muda (conjunto de perros) y en menor medida a la función de "quitaores"; en cambio, los de tamaño mediano son el grupo más numeroso y extendido, desde las llanuras hasta las cadenas montañosas, desde las marismas hasta las montañas, alcanzando el 53% del total. Por último, el grupo más pequeño es el Tamaño Pequeño, que representa el 13% de la raza total. Estos últimos se utilizan principalmente en la caza de conejos en suelos con abundante vegetación, alta densidad de matorrales, donde su tamaño es el más eficaz de la raza para estas actividades.
Con respecto a las variedades, según el tipo de cabello, observamos que el Pelo Raso o Liscio es la variedad más abundante, con aproximadamente el 52% del total, seguido del Pelo Duro o Cerdeño con el 43% de los especímenes registrados y el 5% de los especímenes. Cabello largo o sedeño. Tradicionalmente, muchos de los autores que trataron a la raza optaron por que los perros duros y de pelo largo tenían más audición, más vista, además de ser más fuertes y más resistentes al terreno irregular, en el monte, en el interior, etc., mientras que los otros a Los perros lisos y de pelo corto eran más rápidos y ligeros, más resistentes a la falta de agua y se valoraban mejor en las llanuras. Aunque tenemos en cuenta el hecho de que el tipo de cabello es un personaje que tiene una relación con el medio y la topografía donde el perro caza (campo, bosque, montaña), no existe una equivalencia directa con la actitud del perro, es decir, propensión a cazar, velocidad, resistencia física, etc. Entonces, podemos decir que los personajes como Pelo Raso (asociado con tierras planas, campo, altas temperaturas, sequía, Pelo Duro (asociado con montañas, arbustos, asperezas) y Pelo Long (asociado con áreas altas de la sierra, a bajas temperaturas, etc. ), son solo adaptaciones al terreno y al clima, sin ninguna repercusión funcional.

Podenco extraño de pelo corto andaluz (foto http://podencalia.blogspot.com)

Podenco andaluz de pelo corto (foto http://podencalia.blogspot.com)

La estructura del Libro del rebaño se muestra a continuación:

Talla grande
Pelo Duro (o Cerdeño)
Cabello largo (o sedeño)
Cabello Satinado (o Liso)

Talla mediana
Pelo Duro (o Cerdeño)
Cabello largo (o sedeño)
Cabello Satinado (o Liso)

Talla pequeña
Pelo Duro (o Cerdeño)
Cabello largo (o sedeño)
Cabello Satinado (o Liso)

Podenco andaluz grande

Analizando este conjunto, observamos cómo la proporción hombre / mujer presente en este tamaño es ventajosa para el primero, que excede el 60% del número de miembros, mientras que el segundo no alcanza el 40% restante. Ahora, si analizamos esto desde un punto de vista funcional, estimamos que para el gran Podenco andaluz, la proporción de sexos varía según el tipo de cabello, y esto se debe al hecho de que las variedades con cabello duro y largo se dedican básicamente a la caza. como perros mudantes en las cadenas montañosas de Andalucía, mientras que los de pelo corto continúan con las funciones de "quitaores" en el campo que acompañan al Galgo en la carrera para perseguir a la liebre. En el primer caso, encontramos una proporción macho / hembra superior a 1.5 / 1 (trajes de neopreno básicamente compuestos por machos), ya que estos perros se usan para la mayor caza de venados o jabalíes, siendo necesarios para estas presas un gran ardor, habilidad, fuerza, coraje e insolencia, cualidades que son más propias del hombre. Las hembras, por su parte, se emplean en menor medida en la caza, reservando principalmente el papel de cría de cachorros.
En segundo lugar, considerando la variedad del cabello liso (liso), se encuentra sustancialmente limitado en las funciones relacionadas con el Quitaor y en este trabajo, aunque se prefiere el macho, no hay duda de que las hembras resuelven perfectamente esta tarea frente a los galgos. (Galgos españoles), por lo tanto, encontramos el 50% de los miembros reales registrados en ambos sexos (relación 1/1).
Por otro lado, también podemos hablar sobre la proporción de las tres variedades de cabello registradas en este tamaño, siendo la suma de la incidencia del cabello duro y el cabello largo mayor del 90% de los animales, manteniendo así el cabello afeitado con una frecuencia aún mayor que 6% Estos porcentajes son consecuencia del uso principal del tamaño en la caza mayor, siendo su uso como Quitaores (o para cazar en la mano aunque sea menos frecuente). Por lo tanto, en la mayor cacería, que se practica en suelos ricos en maleza y arbustos, los perros que mejor se adaptan son aquellos que tienen este tipo de pelo duro y largo, que los protege mejor de espinas, rasguños, etc. mientras que los de pelo satinado se encuentran normalmente en zonas rurales o en otras regiones donde la vegetación es escasa.
En cuanto a la extensión de los abrigos, hemos observado que la bata blanca es la más abundante en este tamaño, siendo casi exclusiva para los perros de caza más grandes, ya que se destacan muy bien en el paisaje de los bosques y la montaña, aunque en algunos ejemplares hay la presencia de canela, principalmente en la cabeza, alrededor de los ojos, y cualquier otra mancha grande de color en los costados o la espalda. Por el contrario, los perros dedicados a la caza menor casi siempre tienen un pelaje de canela, en sus distintos tonos, dejando el blanco relegado a características complementarias del pelaje, como manchas, estrellas, en la cabeza, listas en el pecho o volantes en los extremos.

Podenco Andaluz Mediano

Este tamaño es el más grande porque es el más versátil y adaptable, ya que su tamaño mediano le permite realizar cualquier tipo de tarea cinematográfica, pudiendo desconectarse incluso en terrenos de pequeño y gran tamaño.
Esto lo llevó a ser el perro más común, el más versátil para el cazador, porque puede usarse tanto en conejos como en perdices, liebres y patos silvestres.
En este tamaño, al contrario de lo que sucede en el Tamaño Grande, la proporción hombre / mujer parece haberse invertido, por lo que los hombres representan un tercio de la población total (33%), mientras que los de las mujeres representan dos tercios (66%) de los registrados. . Esto puede explicarse porque, aunque es el más versátil, se dedica principalmente a la caza menor, especialmente al conejo y, por esta razón, el sexo no es un factor limitante desde el punto de vista funcional, ya que no se requiere una gran extensión para perseguir a la presa según sea necesario. en cambio con el Taglia Grande frente a los jabalíes o los ciervos.
Además, podemos distinguir que en este tipo de actividad es más fácil manejar a una mujer que a un hombre, porque hay hombres que "recuerdan" a una mujer en celo durante el viaje de caza y abandonan su tarea, o si varios hombres cazan juntos, se molestan, pelean, por lo que no es aconsejable usar más de uno en el grupo de caza.
Sin embargo, este problema en el Podenco andaluz no se acentúa tanto como en sus parientes más cercanos.
Además, debemos tener en cuenta que, contrariamente a lo que sucede con el Taglia Grande, donde con frecuencia el traje de neopreno se compone de un gran grupo de especímenes, en el caso de la caza menor, el propietario del Podenco andaluz de tamaño mediano solo tiene tres o cuatro animales, siendo más interesante para él tener un mayor número de hembras debido a la posibilidad de reproducción que esto permite.
En cuanto a la distribución y difusión del cabello, observamos claramente cómo el cabello es abundante, representando casi las tres cuartas partes de todos los registrados, ya que la mayoría de los animales cazan en las llanuras y en áreas con poca vegetación, donde esto no es un gran obstáculo. .
Además, estas áreas coinciden con lugares caracterizados por altas temperaturas y este pelaje hace que estos animales sean más adecuados, ya que resisten mejor el calor y, por lo tanto, son más resistentes a la sequía; mientras que la cuarta parte restante está compuesta por variedades duras y / o de pelo largo, a las que pertenecen aquellos animales que se desarrollan en las zonas de sierra con vegetación exuberante y con temperaturas más bajas.
Rispetto ai mantelli rappresentati dagli animali appartenenti a questa taglia, la stragrande maggioranza è cannella, dalla tonalità più chiara al cannella acceso, essendo poco frequenti gli esemplari con mantello bianco. Inoltre si distingue una piccola proporzione di manto bicolore, nella quale il bianco e il cannella si distribuiscono a grandi macchie.

Podenco Andaluso di Taglia Piccola

Il Podenco Andaluso di taglia piccola è il gruppo meno numeroso all’interno della razza e ciò è dovuto al fatto che è stato dedicato esclusivamente alla caccia del coniglio, in aree molto precise dove, per motivi di suolo e di vegetazione, risulta più risolutivo. In questo gruppo la proporzione maschi/femmine è la più squilibrata delle tre taglie, essendo favorevole alle femmine nella relazione di 4 a 1. Probabilmente per costituire una popolazione poco numerosa dove gli allevatori considerano più importante controllare e accaparrarsi la popolazione delle femmine.
Si è costretti ad alludere alla scarsa quantità di esemplari di pelo lungo esistenti in questa taglia.
Ciò può essere dovuto al fatto che è la varietà più rara all’interno della razza, essendo difficile accedere a loro, poiché le aree di diffusione naturale sono regioni molto piccole. Per quanto riguarda le altre due varietà stimiamo la gran proporzione di pelo raso o corto (85 %) a fronte di quella pelo duro che presenta una incidenza del 15 %. Le ragioni che spiegano queste incidenze coincidono con quelle spiegate nella Taglia Media. Rispetto al colore del mantello osserviamo che la maggior parte degli esemplari di questa taglia sono cannella monocolore nelle sue distinte tonalità, anche se si possono presentare particolarità di mantelli di pelo bianco (macchie, stelle, balzane, etc.), mentre quelle con il mantello bianco o bicolore e cannella sono scarsissimi.

Funzionalità

Come affermavamo precedentemente, la morfologia è strettamente legata alla funzione per cui, esaminando le capacità di questa razza, dobbiamo affermare che il Podenco Andaluso è eccezionalmente dotato per la caccia, realizzando perfettamente tutti i tipi di impiego, tanto nella caccia maggiore che nella caccia minore.

Caccia minore

All’interno della caccia minore è eccellente in quella sul pelo, risultando insostituibile nella caccia del coniglio dove mette alla prova tutte le sue qualità. Una volta localizzata la preda con un grande olfatto, la insegue aiutato dalla vista e dall’udito e spesso arriva a raggiungerla nella corsa riportandola al suo proprietario. Questo compito, molto caratteristico della taglia media e piccola di questa razza, può essere realizzato con un solo esemplare, in coppia o in gruppo, formando una muta. E’ senza dubbio la caccia del coniglio dove il Podenco Andaluso è un vero specialista, non essendo superato da nessun altra razza, grazie al suo particolare modo di cacciare dove un gruppo di cani batte il monte e, quando uno di essi scova la preda, gli altri agiscono molto “affiatati” (sapendo istintivamente ciascuno la propria funzione) circondando la macchia, i rovi o le pietraie per tagliare così la strada al coniglio, chiudere l’uscita naturale e/o via di fuga (evitando la possibile fuga) e mettendo la preda a tiro del cacciatore.
In questi casi possiamo differenziare distinte e voci o latrati che il Podenco Andaluso emette in relazione a una funzione o situazione durante la caccia.. Così possiamo distinguere il “ululato di chiamata” o “llamada de morada” che emette quando ha individuato il coniglio rintanato nel sua tana. Dall’altra parte quando la preda è stata individuata è caratteristico il “latrato” propriamente detto (latrato corto, buono e molto continuo). Infine il coniglio scompare dalla vista del Podenco Andaluso e la voce diviene diversa, un latrato ( “ladra”), è il “relatido” o “rallado” (latrati gravi e più lenti), voce propria dell’inseguimento sulla traccia della preda.
Si distingue anche nella caccia ai volatili, essendo principalmente usato nella caccia alla pernice e per la quaglia, dove in numerose occasioni fa una figura perfetta, come se si trattasse del migliore cane da riporto. Analogamente si utilizza nelle poste per il recupero del tordo, la tortora e il colombo. Si dimostra come un eccellente ausiliare perché realizza sempre un recupero perfetto, insuperabile, indipendentemente dal terreno dove se trova. Inoltre può essere utilizzato come cane da riporto di tutti i tipi di anatra nell’acqua, sia nelle paludi che negli acquitrini come nei fiumi.

Quitaor Toglitore/Recuperatore (Lo specialista)

(Quitaor: Il cane che sottrae la preda agli altri cani che l’ hanno catturata e la riporta al padrone)
Un’altra utilità che presenta nella caccia minore è quella del “Quitaor”, sia nelle poste oppure accompagnando gli inseguimenti dei levrieri nella caccia della lepre. Questa funzione è svolta normalmente da un Podenco di Taglia Grande, ma senza scartare né la Taglia Media, né quella Piccola, giacché questo compito è richiesto al cane più forte, al più rispettato tra loro, al capo del gruppo e, se la muta è composta soltanto da esemplari della Taglia Media o Piccola, uno di loro si distingue sempre per questa funzione. Quando parliamo di caccia alla lepre con i levrieri spagnoli, l’unico “Quitaor” possibile è il Podenco Andaluso di Taglia Grande, perché un cane di tale portamento è quello che può imporsi ai levrieri spagnoli. Normalmente le prede sono rincorse da quattro o cinque Galgo ed è totalmente imprescindibile la presenza di uno di questi Podencos per evitare che i Galgo rechino danno alla preda, la sbranino e la divorino. In molte occasioni, il Quitaor con il solo ringhiare ai suoi compagni a lunga distanza ottiene che questi la abbandonino nelle sue mani. In caso contrario il Podenco Andaluso tenderà ad imporre il suo dominio, mostrando le sue armi, altresì affermandosi nello scontro.
Dall’altro lato, se approfondiamo la descrizione di questo lavoro, affermeremo che principalmente si incaricano di localizzare le prede, farle uscire dalla tana e procedere al loro inseguimento. Immediatamente si sciolgono i Galgo che corrono dietro la lepre fino a prenderla. Normalmente una corsa di Galgo si può allontanare vari chilometri, perdendosi alla vista dei galgueros, e ancora una volta l’aiuto del “Quitaor” è inestimabile. Se la lepre però scappa e si rifugia in qualche anfratto naturale, denominato in spagnolo “perdeero” o “encerraero” (covo, tana), il Podenco entra di nuovo in azione girando a scovare la preda per metterla a disposizione dei Galgo. Questa azione si ripete mille volte finché i Galgo catturano la lepre. In quel momento il Quitaor la prende e la consegna al suo padrone.
Di questo cane si afferma che è “di vento alto e che va diritto alle prede”, però se nel terreno dove noi ci troviamo esiste molta cacciagione, non ha tempo per scovare e seguire le prede, così si dedica esclusivamente a scovarle e a prenderle al resto dei compagni per poi consegnarle al suo proprietario.

Caccia maggiore

Nel parlare di caccia maggiore, dobbiamo riferirci obbligatoriamente alle cacce con muta, intendendo come tale un insieme di cani che, guidati da un podenquero, sono capaci di assolvere sul terreno la ricerca, l’alzata, inseguimento e la presa delle prede.
L’impegno, la sua attenzione, il modo di abbaiare correndo, l’ agilità nei cambi di direzione e nella presa, la resistenza nel salire e scendere per dirupi e nell’attraversare la densità della boscaglia del monte, fanno che il Podenco Andaluso sia il protagonista di qualunque muta. Per quanto riguarda il modo di latrare esistono due possibilità, la prima è il lamento. il “latido”o “ralla” propriamente detto e è emesso quando il cane insegue la preda tenendola d’occhio, mentre l’altra, denominata “relatirse” o “jiparse por el rastro” è quella del cane che abbaia senza vedere direttamente la preda, basandosi sull’udito e sull’olfatto (scagnare sulla traccia).
La struttura classica di una muta ha come componente principale il Podenco Andaluso di Taglia Grande nelle funzioni di “cani da cerca” e “cani da seguita”, insieme ad alcuni esemplari di Taglia Media o Piccola come “cani da punta”, inoltre di Mastini o “Amastinados” come “cani da presa”. Non molto tempo fa non era insolito imbattersi in una coppia di Alani impiegati in quest’ ultimo compito.
Questa razza, sviluppatasi nell’orografia Andalusa ha portato ad acquisire delle qualità nella caccia difficilmente superabili. La battaglia, che ha come obiettivo quello di dare la caccia al cinghiale o al cervo, si compone essenzialmente di una sequenza nella quale dapprima i cani da punta individuano la preda e la scovano , conseguentemente i cani da seguita la inseguono fino ad accerchiarla , passo precedente alla cattura, che può realizzarsi da parte degli stessi Podencos, grazie al loro grande ardore, oppure la funzione può essere delegata ai cani ausiliari.

Guardia

Non possiamo tralasciare la compito di guardia, tradizionale in tutte le fattorie Andalusa, che gli esemplari di Taglia Grande hanno storicamente realizzato. La sua audacia, mole, così come il suo carattere litigioso e diffidente di fronte agli estranei, sono stati sfruttati a questi fini quando non andavano a caccia.
Tutti questi impieghi riferiti al nostro Podenco Andaluso sono il prodotto del prodigioso adattamento ecologico ai difficili terreni della geografia Andalusa e alle esigenze funzionali che le sono state demandate fino ad oggi. Quindi la razza, in qualunque modo, dispone attualmente di un eccellente stato funzionale essendo nostro intendimento svelare e conservare questo patrimonio cinofilo nel complesso delle razze canine Spagnole.

Distribuzione geografica

Secondo il gran maestro D. Rafael Sarazá Ortiz, questa razza si incontra ovunque in Andalusia. Dalle disabitate regioni montane, dove sovente sono l’unica compagnia e strumento esistente per l’uomo nella solitudine delle fattorie; passando per le estese campagne, fino alle città più popolate e distanti. Ed è così perché è sempre stato il cane del popolo, cane per tutto e per tutti, rimanendo durante tutta la storia come un ausiliare dell’uomo semplice in tutti gli angoli del mondo rurale.
Prova di ciò sono le decine di migliaia di esemplari che possiamo trovare in Andalusia, migliaia di esemplari tra grandi e piccoli, tra i pelo duro, pelo raso o pelo lungo, oppure, di mantello bianco, cannella o pezzato. E’ una realtà ricca, diversa e plurale che non sfugge a nessuno e che dipende dalla particolare zona dove ci troviamo perché le varietà presenti nella razza sono frutto degli adattamenti ecologici persistenti durante i secoli.
L’Andalusia offre una grande varietà paesaggistica, grande diversità di terreno, con diverse altitudini, vegetazione, clima etc. etc. e anche se oggigiorno possiamo incontrare qualsiasi tipo di Podenco Andaluso nel luogo più insospettato si potrebbe supporre questa ipotesi rispetto alla distribuzione geografica delle varietà del Podenco Andaluso. In assenza di migrazioni speciali, in origine noi possiamo incontrare il Podenco Andaluso che aumenta di taglia dal piano alle alture, dalle pianure fino ai monti, alle catene montuose più alte e al medesimo tempo ciò accade alle varietà di pelo, con la presenza di pelo raso nelle zone dal clima più mitigato e i peli duri e lunghi in quelle dove le basse temperature sono la caratteristica climatica predominante.
E’ ovvio che tutto ciò è relazionato con la funzionalità delle differenti taglie e pelo.
Il Podenco di taglia grande incontra i tassi di densità più alti ovunque sulle catene montuose della Sierra Morena, sulle catene montuose di Huelva fino a Jaén, passando da Sevilla e Córdoba. Normalmente queste zone si caratterizzano per le basse temperature e abbondanza di gelate nei freddi inverni e spetta ad esse la maggioranza della popolazione di pelo duro. Dall’altra parte, nelle zone più fredde delle catene montuose di Granada, possiamo incontrare i pochi esemplari a pelo lungo, animali questi ultimi che necessitano di una maggiore copertura pelosa per sopportare le inclemenze climatiche. Al contrario, nelle zone delle pianure, quella di Siviglia o quella della provincia di Mezquita, si trovano cani di taglia grande con pelo raso, impiegati fondamentalmente come “quitaores” insieme ai levrieri spagnoli. La taglia media, senza alcun dubbio, è la più cosmopolita, non già all’interno dell’ Andalusia, bensì fuori dalle nostre frontiere. Nella nostra regione, osserviamo gli esemplari di questa taglia con pelo raso come i più numerosi e diffusi, però principalmente si distribuiscono per la maggior parte nelle Province di Cádiz, Málaga -zona costiera- e Sevilla (zone di clima più mitigato) oltre alle campagne di Cordoba e diverse regioni delle province più orientali. Le varietà di pelo duro di questa taglia sono localizzate fondamentalmente tra le aree di Huelva (quasi sempre mantelli completamente bianchi), nel Parque Natural delle Sierre Subbéticas di Córdoba, con esemplari con il mantello cannella monocolore e alcune aree de catene montuose della provincia di Málaga.
In ultimo, gli scarsissimi esemplari di pelo lungo; in questa taglia ne incontriamo nelle sierre jienenses, nei dintorni del Parque Natural de Cazorla, Segura e a las Villas.
Infine, la taglia piccola si concentra fondamentalmente in zone molto precise delle province di Cádiz e Sevilla, e nuclei isolati a Córdoba e Málaga. Gli effettivi di questa razza sono così scarsi che non esiste una relazione indicativa fra distribuzione geografica e le varietà di pelo.
Fuori della nostra regione la taglia grande pervade anche l’Extremadura, la zona sud di Badajoz, e le Provincie di Villa Real e di Toledo nella Comunidad di Castilla - La Mancha.
Analogamente, inoltre ravvisiamo la migrazione di molti esemplari fino ad altre regioni spagnole, principalmente nei Comuni di Aragón e Cataluña, così come abbiamo riferimenti di esportazione fino ad altri paesi come è il caso degli Stati Uniti. Riguardo alla taglia media, anche se è facile incontrarne in tutto il Paese, ultimamente sta aumentando il suo numero in modo vertiginoso nell’area levantina, seguita dalla Cataluña e alcune aree della Gallegas. Circa l’esportazione di esemplari verso altre latitudini dobbiamo constatare la presenza aneddotica (per il momento!) di alcuni cani in Grecia.

Pericoli che insidiano la razza

Il Podenco Andaluso è una razza millenaria che è arrivata fino ai nostri giorni dopo aver lottato per la sopravvivenza faccia a faccia con molti altri, che ha prevalso e che ha predominato su tutti i tipi di mode e culture, non si può affermare che sia una razza in pericolo di esistenza.. Almeno nel futuro immediato, nei prossimi anni, dove tutti gli indizi suggeriscono una crescita esponenziale della sua popolazione poiché attualmente esistono molti cacciatori che richiedono questo tipo di cane che si impone, sia nella caccia maggiore che minore..
Dal punto di vista generale il Podenco Andaluso conta una popolazione sufficientemente importante, con tante linee di sangue definite che difficilmente si provocheranno problemi nella popolazione se si segue una direzione zootecnica ragionevole. La razza verrà insidiata unicamente da due problemi. Il primo di questi sarà l’aumento futuro della consanguineità media della popolazione nel caso che sia chiuso il registro ausiliare del libro genealogico, o porta di entrata del rinfrescamento del sangue nella razza dei cani che annoverano una genealogia conosciuta, e che gli allevatori attuali si riversino sull’allevamento endogamico (accoppiamento sistematico tra cani parenti) per seguire loro linee di sangue, con il conseguente pericolo di comparsa di caratteri deleteri nella popolazione per l’espressione di geni recessivi e/o con le conseguenze della depressione endogamica con perdita di vigore ibrido, riduzione della grandezza delle cucciolate, etc. D’altra parte, il secondo problema zootecnico sarà la separazione della dualità morfologico funzionale nella razza, vale a dire, la separazione degli animali in una linea di bellezza e altre linee di lavoro, problemi con i quali ci imbattiamo nelle razze canine collocate nella cultura cinofila delle gare e delle esposizioni di bellezza. In questo momento comincerebbe a degenerarsi la razza stessa come è successo con molte razze straniere. Sinceramente crediamo che il Podenco Andaluso sia lontano da questa dinamica poiché nella idiosincrasia del cacciatore non c’è spazio di esistenza per un esemplare “bello” senza funzionalità in campo, giacché fino ad oggi tutti i cani che non sono adatti alla caccia non solo non hanno procreato, ma sono stati eliminati.
Dall’altro lato, anche se, come abbiamo visto prima, la razza in quanto tale non è in pericolo attualmente, non è detto che così non accada in alcune varietà che potrebbero trovarsi in una situazione critica nei prossimi anni. Ciò avviene perché esistono determinate varietà (combinazione di taglia e di pelo) che cominciano a scarseggiare attualmente a causa della maggiore diffusione di altre che risultano essere molto competitive, oppure per i cambiamenti nelle diverse arti che hanno fatto scomparire o ridurre drasticamente alcuni tipi. Così abbiamo il caso dei cani di taglia grande e pelo raso, frequenti da pochi anni, nelle funzioni di quitaores o “perros quitaones” che hanno visto ridurre la loro popolazione allo sparire in concreto della caccia della lepre, giacché modernamente non si accompagnano ai levrieri spagnoli. Similmente accadrà con il pelo duro di taglia media e di taglia piccola che si sono visti relegati in secondo piano dalla brutale espansione delle varietà di pelo raso o fine, in modo tale che sul campo appaiono in minor quantità quelli a pelo duro. Infine, speciale attenzione meritano i pelo lungo che sebbene siano stati da sempre i più rari, ora sono tanto infrequenti che la loro presenza è quasi aneddotica , perciò devono essere le varietà prioritarie nei piani di conservazione.

Per gentile concessione di Bizarro Kennel

Traduzione di Susanna Hollesch

Vídeo: Razas Ibéricas: el Podenco Campanero (Septiembre 2020).